¿Das pero te cuesta pedir a los demás?


Quizás eres de esas personas que acostumbras a dar a los demás, los cariños, los cuidados, los abrazos, las sonrisas, los favores e incluso tu tiempo. Dar en sí mismo, es un acto generoso que enriquece y nutre nuestra vida, pero si es a cambio de olvidarnos de nosotros mismos, el precio es muy alto.

Muchas veces por experiencia propia he vivido olvidándome de mi con respecto al otro, con lo que te acarrea cansancio, agotamiento e insatisfacción no por el acto de dar en sí, más bien por la renuncia a pedir.

Y, ¿Qué me impedía pedir al otro? Primeramente justificaba el no hacerlo, “Como pedir un favor con la agenda que tiene”; “Con los niños, el marido, la suegra, ya tiene demasiado”; “Estando tan lejos, es complicado” y la lista podría ser interminable. Segundo, la realidad más interna, al considerar lo del otro prioritario, me posicionaba en un lugar de no merecimiento y por tanto, renunciaba directamente a ello, generando malestar e insatisfacción personal.

Cuando pedimos, permitimos que el otro pueda regalarnos su capacidad de dar, su generosidad, su tiempo, su amor para con nosotros. Dar y recibir de forma Equilibrada permite que las relaciones sean sanas, libres y satisfactorias.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
Politica de Privacidad y Cookies
  • 1472172752_phone
  • 1472171973_internet-mail
  • LinkedIn Clean
  • Facebook Clean

© 2018  ARTIABienestar